Si quieres contactarte para una Terapia con Flores de Bach, llámanos al teléfono móvil +56 9 9875 1103 de lunes a viernes de 10:00 a 20:00 horas.

Terapia con Flores de Bach para niños y bebés con pesadillas

Resulta muy angustiante para los padres cuando nuestro hijo despierta gritando o llorando por una pesadilla. Pero los que pocos padres saben es que, según sus características, estamos hablando de dos cosas distintas; las pesadillas y los terrores nocturnos no son lo mismo. Terapia con Flores de Bach para niños y bebés con pesadillas Terapia con Flores de Bach

Para entender sus diferencias debemos saber que cada una de las fases del sueño se asocia a una actividad cerebral diferente. Un terror nocturno es un trastorno del sueño que se parece a una pesadilla, salvo que es mucho más grande. Estos ocurren ocurren durante el sueño no REM, es decir cuando el niño no está soñando. A diferencia de las pesadillas, un terror nocturno no es un sueño desde el punto de vista cerebral, sino más bien es una repentina reacción de miedo que tiene lugar durante la transición de una fase de sueño a otra. Terapia con Flores de Bach para niños y bebés con pesadillas Terapia con Flores de Bach

Los terrores nocturnos suelen ocurrir de dos a tres horas después de que el niño concilie el sueño, cuando tiene lugar la transición desde la fase de sueño más profunda no REM a la más superficial de sueño REM. En lo cotidiano, esta transición sucede con suavidad y sin ningún sobresalto. Pero en ocasiones el niño se agita y se asusta de manera abrupta. Es a esa reacción de miedo la que llamamos terror nocturno. Durante este episodio, por lo general el niño se incorpora y se sienta en la cama gritando como si estuviera intensamente angustiado. La respiración y el ritmo cardíaco se aceleran, puede empezar a sudar y no reconoce a sus padres. Al cabo de unos minutos o algo más, el niño se calma y se puede vuelve a dormir plácidamente.

Los terrores nocturnos están causados por una hiperactivación del sistema nervioso central (SNC) durante el sueño y tiene relación con el proceso de maduración de este. Algunos niños heredan una tendencia a este fenómeno; aproximadamente el 80% de los niños que presentan terrores nocturnos tienen un pariente que también los experimentó o bien que sufrió de sonambulismo (también considerado un trastorno del sueño) durante la infancia.

Las Flores de Bach pueden resultar de gran ayuda para resolver trastornos de sueño en los niños. Sobre todo si consideramos que para la medicina convencional este trastorno no tiene solución. Los niños en particular responden de manera muy positiva a los tratamientos energéticos y, si somos constantes, podemos ayudarlos a superar los problemas emocionales propios de la infancia.

A continuación te mostramos algunas de las Flores de Bach más usadas para ayudar a los niños con problemas en el sueño:

  • Aspen: Indicada para aquellos miedos indefinibles, cuya aparición puede ser nocturna o durante el día. El niño despierta llorando, sin ser capaz de definir la causa de su miedo o ésta es muy confusa. Es útil en niños sonámbulos que hablan en sueños, o que tienen pesadillas frecuentes. También para niños que no quieren estar solos pues temen a “algo”. Generalmente estos niños tienen mucha imaginación y son muy sensibles a las energías ambientales.
  • Rock rose: Es una flor que ayuda a los niños en un estado de pánico, cuando el pequeño tiene pesadillas después de algún suceso dramático, un accidente o alguna experiencia traumática real. El niño se despierta temblando, sudando, aterrado o gritando. También es muy útil cuando un niño se paraliza de miedo tras algún incidente concreto.
  • Mimulus: La recomendamos para bebés y niños sensibles y tímidos que, después de un susto, no pueden dormir bien. Se trata de niños prudentes con miedo a personas desconocidas, a los animales (insectos y arañas). También es útil para las alteraciones del sueño poco antes de un exámen. Nos ayuda a darles confianza en sí mismos y a atreverse a enfrentar aquello que les atemoriza.

Terapia con Flores de Bach para niños y bebés con pesadillas Terapia con Flores de Bach

  • Chicory: Los niños que necesitan esta flor son dulces y serviciales mientras se esté pendiente de ellos. Son muy dependientes afectivamente, les gusta siempre estar en brazos y jamás solos. Es útil para “despegarlos” de la madre pues resultan agotadores y desean siempre ser el centro de atención. Son incapaces de irse sin compañía a la cama y se niegan a dormir solos.
  • Star of bethlehem: Este es un remedio que se utiliza para borrar las secuelas dejadas por algún trauma. Actúa muy bien en recién nacidos que hayan tenido un parto difícil o largo, o si ocurrió algún hecho desagradable durante el embarazo; también tras un duelo, una separación, o una enfermedad grave (acompañado de otras flores según sea el caso). También ayuda en niños que han sufrido alguna enfermedad o una operación quirúrgica y que luego no logran dormirse o tienen pesadillas.

 Más información sobre terapia con Flores de Bach

Solicitar terapia con Flores de Bach





También puedes leer: