Si quieres contactarte para una Terapia con Flores de Bach, llámanos al teléfono móvil +56 9 9875 1103 de lunes a viernes de 10:00 a 20:00 horas.

Terapia con Flores de Bach para niños con déficit atencional, hiperactivos y/o con trastornos de aprendizaje

El Síndrome de Déficit Atencional (TDA) se presenta en niños con una inteligencia normal y está caracterizado por una serie de síntomas como la falta de atención, impulsividad, intolerancia a la frustración y en ocasiones hiperactividad y trastornos del aprendizaje. Afecta al 5-10% de los niños, pero parece ir en franco aumento. Se presenta aproximadamente a partir de los 3 años de edad, pudiendo tener manifestaciones de algunas otras conductas que para los padres resultan muy preocupantes como la ansiedad, agresividad, alteraciones del comportamiento y desadaptación social.

Terapia con Flores de Bach para niños con déficit atencional, hiperactivos y/o con trastornos de aprendizaje Terapia con Flores de Bach Diversos estudios indican que esta patología se debe a una disminución en los metabolitos dopaminérgicos, noradrenérgicos y/o serotoninérgicos. Lo niños que sufren déficit atencional tienen dificultad en inhibir los estímulos irrelevantes y eso los lleva a interrumpir el curso de su reflexión, de su pensamiento de manera constante por estímulos irrelevantes. Pierden continuidad en el ejercicio de sus tareas, de sus reflexiones y de sus relaciones interpersonales.Terapia con Flores de Bach para niños con déficit atencional, hiperactivos y/o con trastornos de aprendizaje Terapia con Flores de Bach

En la etapa de educación infantil los casos de TDAH manifiestan claramente su inatención, hiperactividad e impulsividad, de manera más intensa que sus compañeros de clase. Los padres de los niños con TDAH observan las primeras dificultades en el aprendizaje, sus constantes olvidos, problemas de comportamiento, falta de conciencia de normas, algunas dificultades en las destrezas motoras y la inatención que se va haciendo cada vez más evidente.

A esto se suma nuestra realidad educacional; Cuando el niño con TDAH inicia la escuela se encuentra con un ambiente nada comprensivo con sus déficits básicos. En la escuela las habilidades para permanecer sentado, atender, escuchar, obedecer, inhibir la conducta impulsiva, cooperar, organizar acciones y seguimiento de instrucciones, interaccionar adecuadamente con otros niños, resultan fundamentales para cursar con éxito y conseguir un buen rendimiento académico.

Si bien, los fármacos son una parte importante del tratamiento del SDAH, recientemente ha habido controversia debido al sobrediagnóstico de SDAH, a la sobremedicación en niños y a la posibilidad que la medicación con estimulantes pueda facilitar el abuso de sustancias en edades más tardías. En este sentido las flores de Bach buscan ser un complemento eficaz que permita al niño desenvolverse según sus propios ritmos, pero sin alterar su relación con el entorno.

Es muy frecuente, al tratar niños con problemas de aprendizaje, encontrar algunos patrones emocionales en desequilibrio dentro del ambiente donde el niño se desenvuelve. El niño es el reflejo de lo que nosotros los adultos proyectamos en él. Una terapia familiar genera mejores resultados, puesto que se fortalecen los lazos familiares y la comunicación.

A continuación veremos algunas flores que se utilizan con frecuencia en los tratamientos de niños con trastornos de aprendizaje Sin embargo cada niño es un ser complejo y va a necesitar otras esencias que tengan relación con su personalidad, su emotividad y con su manera de enfrentar la vida, tanto de él como su familia.

Siempre debemos recordar que los niños son nuestro bien más preciado y una infancia feliz nos da una gran ventaja para educar un adolescente consiente y permitir el desarrollo de un adulto emocionalmente estable.

Agunas Flores de Bach usadas en esta terapia:

  1. Clematis: Esta esencia es muy utilizada para ayudar a niños con problemas de concentración y memoria, ya sea que padezcan déficit atencional o que simplemente son muy soñadores y “andan siempre en las nubes”, por lo que olvidan donde dejaron sus útiles escolares o las instrucciones de las labores escolares o domésticas.
  2. Impatiens: Recomendada para el tratamiento de niños ansiosos, irritables e hiperactivos que van de un lado a otro, que hacen muchas cosas a la vez, se aburren con facilidad y dejan las tareas a medias. Esta esencia les ayuda a tranquilizarse, a disfrutar y concentrarse en el momento presente.
  3. Chestnut Bud: Para aquellos niños que sienten que no entienden, que se cierran ante una explicación y que suelen decir “¡No sé! ¡No entiendo!”, cuando después de varias explicaciones no logran captar y fijar el aprendizaje.

 

Más información sobre terapia con Flores de Bach

Solicitar terapia con Flores de Bach

Terapia con Flores de Bach para niños con déficit atencional, hiperactivos y/o con trastornos de aprendizaje Terapia con Flores de Bach

Edward Bach, el creador de este sistema terapéutico Nació en 1886 en Moseley, en las afueras de Birmingham, aunque se señala que su familia proviene de Gales. Bach se tituló de médico en el año 1912 en la University College de Londoctores.

Los postulados de Edward Bach se centran en que la enfermedad es el punto máximo de conflicto entre la personalidad y el alma. Todos nosotros hemos padecido patologías y nos hemos sentido atrapados e incómodos con ellas. Sin embargo Bach nos presenta una visión absolutamente distinta y revolucionaria de concepto salud/enfermedad. Nos insta a ver estas instancias cómo agentes de aprendizaje, que nos permiten conocer y resolver aquellos errores que estamos cometiendo de forma persistente en nuestra única manera de experimentar la realidad. Bajo ésta lógica el cuerpo y los síntomas desagradables que experimentamos en las distintas etapas de la vida, son el instrumento que utiliza nuestra alma para comunicarse con nosotros e indicarnos cuales son los cambios que debemos realizar.

Dice el doctor Bach “Cada uno de nosotros tiene una misión divina en el mundo y nuestras almas utilizan nuestra mente y nuestro cuerpo como instrumento para llevar a cabo ese trabajo, de forma que cuando esos tres elementos trabajan al unísono el resultado son una salud y una felicidad perfectas”.

La Terapia Floral es una terapia que tiene pilar fundamental, el autoconocimiento la potenciación de sus propias y particulares virtudes por sobre de las faltas, defectos, miedos o debilidades que hayamos podido desarrollar con el tiempo. No combate la enfermedad, potencia la salud. El terapeuta y consultante construyen, en conjunto, un espacio donde se enfatiza la compañía, la compresión, la armonía. Es en este proceso terapéutico, en el que añadimos la invaluable ayuda que nos otorgan los preparados florales, en el que es posible escudriñar los aquellos aspectos emocionales que han conducido al desarrollo de la enfermedad.





También puedes leer: