Terrores Nocturnos De Los Niños

El terror nocturno es uno de los problemas de salud que afecta a los niños en las edades comprendidas entre 3 y 7 años. Es una afección muy frecuente en la edad pediátrica, que junto al insomnio y la hipersomnolencia, forman parte de los llamandos trastornos del sueño. Esta alteración puede ser de naturaleza temporal, intermitente o crónica.

En los lactantes puede ser el resultado de la ansiedad y rivalidad de los padres. Los niños mayores experimentan miedos nocturnos transitorios, a los ladrones, ruidos, noche, truenos, ser secuestrados y su ansiedad puede interferir sus sueños. Los niños pueden expresar sus miedos abiertamente o bien disimularlos; a menudo inventando motivos para retrasar el ir a la cama. El niño miedoso pretende dormir en el dormitorio de sus padres o intenta meterse dentro de su cama cuando ellos se han dormido. La ansiedad de la separación es a menudo un factor causal de estos trastornos. Si existe un divorcio o un conflicto, esta ansiedad estaría exacerbada.

Terrores Nocturnos De Los Niños tratamientos

Los trastornos del sueño han llevado a  cabo el tratamiento con fines psicofármacos, los efectos de la generalización de los efectos secundarios no deseados. La terapia floral, por su parte, causa problemas de este tipo y es un sistema terapéutico que trabaja en la armonización y depuración de los planos anímicos y emocionales de las personas, constituyendo una medicina preventiva e individualizada en el sentido más auténtico de la palabra, lo que la hace una terapia muy recomendable para los más pequeños.